Fiestas del Pilar: cómo mimetizarse entre los zaragozanos

La Inmortal, Muy Noble, Muy Leal, Muy heroica, Siempre Heroica y Muy Benéfica ciudad de Zaragoza celebrará, durante la próxima semana, sus ya conocidas por todos Fiestas del Pilar. Millones de personas se dan cita cada año en estas fiestas en homenaje a la patrona de Aragón, una buena excusa para visitar esta ciudad que te abraza nada más llegar. 

Sin embargo, una experiencia no se aprovecha al máximo hasta que no se vive enteramente desde dentro. Por ello, dando un poco de sentido al dicho de “Donde fueres, haz lo que vieres”, aquí te proponemos unos trucos para parecer el más maño de todos los maños, seas de donde seas. 

pilares

Empieza por el vocabulario

Cuando una de las noches hayas comprado entradas para acceder al espacio Interpeñas y disfrutar allí de la multitud de conciertos y música de casi todos los estilos musicales que ofrece, tendrás que desplazarte hasta el barrio de Valdespartera, apartado del centro de la ciudad. Por tanto, para integrarte con los demás zaragozanos en la cola de espera del tranvía, puedes decir que has ido “de propio” hasta allí para acceder a los conciertos.

Una litrona de cerveza más tarde, te dispones a entrar a la finca ilusionado con tus amigos cuando, de pronto, ¡oh, cielos!, comienza a llover y el agua te traspasa hasta los huesos. Ahí, puedes resguardarte en alguna carpa o bar cercano y decir que te has “chipiado”. Entonces, los allí presentes comprenderán que estás realmente empapado. También, para añadir más énfasis a tu disgusto y presumir del folclore aragonés que sabes, puedes incluir un “Co” aleatorio entre frase y frase. Esta interjección sirve un poco para todo. Ante la duda, utilízala. 

Siguiendo con la historia, pongamos que, tras la fiesta en Interpeñas, vuelves a tu hotel de madrugada en el abarrotado tranvía zaragozano y de repente te encuentras con un antiguo compañero del colegio al que llevas años sin ver. Éste, con ilusión, te cuenta todo lo que ha ocurrido en su vida desde el momento en el que le perdiste la pista hasta ahora. Y tú lo que quieres es dormir. Pero él no para de hablar. Así, si te cansas, puedes decirle que “se ha cogido un capazo”, es decir, que se está enrollando demasiado, y marcharte con dignidad y la cabeza bien alta a dormir. 

Además de todo esto, cuando al día siguiente madrugues para amortizar el fin de semana en Zaragoza, puedes decir que te has levantado “al punto de la mañana”. Y si las borracheras zaragozanas no te permiten recordar todos estos vocablos de jerga aragonesa, siempre puedes recurrir al clásico uso del sufijo “-ico” e “-ica” en todo sustantivo y adjetivo posible. Véase el ejemplo: “a mí este muchachico me cae muy bien, es muy majico“.

Zaragoza

Vive sus costumbres

Pero desde luego, si de verdad quieres mimetizarte con la cultura mañica y ser uno más en las fiestas, debes vivir al máximo todos los actos importantes de la semana de Pilares. En primer lugar, asiste al pregón. Todo zaragozano de raíces ancestrales aragonesas acude a este evento de asistencia casi obligatoria y se empapa de la alegría y la pasión con la que los ciudadanos acogen otro año de fiestas en la inmensa Plaza del Pilar. Este año, el pregón corre a cargo de Luisa Gavasa, personaje ilustre de la ciudad, ganadora de un Goya por su papel de Madre en La Novia.  

Por otro lado, para aprovechar al máximo esta aventura, come como lo haría un verdadero maño. Y es que a un aragonés de pura cepa se le saltan las lágrimas al probar el famoso ternasco. Conocedores de esta tradición, existe una carpa específica en la ciudad, “La Carpa del Ternasco“, donde preparan bocadillos de esta carne a precios más que asequibles, y los combinan con actividades y conciertos para grandes y pequeños. Además, puedes ir a la zona de “El tubo” y tapear allí por los bares y restaurantes más populares de la ciudad.

Para terminar, no puedes faltar a la ofrenda de flores a la Virgen. Se celebra el mismo día 12 de octubre, y en él, el objetivo es crear un manto de flores que se ofrece a la Virgen del Pilar. Para ello, los zaragozanos suelen vivir este acto al máximo, y por ello llevan a cabo un despliegue importante, incluyendo a las fuerzas militares, dando protagonismo a las culturas de otros países e incluso amenizando el acto con conciertos. Una excusa inmejorable para continuar esta fiesta mítica.

Por tanto, no lo pienses más. Muévete con ALSA y disfruta de las Fiestas del Pilar, una semana cargada de emociones en la que los zaragozanos celebran el orgullo por su tierra. Compra tus billetes en alsa.es.