Santander y alrededores

Si te gusta este post ¡compártelo!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageEmail this to someone
Santander-y-alrededores

¿Qué tienen en común el Palacio de la Magdalena, la Playa del Sardinero, el Paseo de Pereda o el Monumento a los Raqueros? Todos son sitios de interés de la hermosa ciudad de Santander, capital de la provincia de Cantabria. Si estos nombres no te suenan familiar, tienes pendiente una visita a Santander y hoy te traemos una serie de sugerencias y recomendaciones para que tú visita sea inolvidable.

Santander es una ciudad elegante, dinámica y muy moderna, debido a un incendio que destruyó buena parte de su casco antiguo en 1941 y el cual tuvo que ser reconstruido. El mar, al igual que su bahía (considerada una de las más bellas del mundo) son una parte imprescindible de la ciudad y un buen punto de partida para hacer un primer aproximamiento.

El Faro de Cabo Mayor es el sitio indicado para comenzar este recorrido en dirección hacia el Sardinero, desde allí tendrás las mejores panorámicas de Santander. Este paseo marítimo transcurre por una de las zonas más lujosas de la ciudad y por la emblemática playa del mismo nombre, el sitio para veranear en Santander. A medio camino del paseo encontrarás los Jardines de Piquío, una plaza ajardinada con fantásticas vistas.

Al final del Paseo del Sardinero, divisarás la Península de la Magdalena, sitio de gran interés turístico, donde destacan el Palacio de la Magdalena, declarado Monumento Histórico y que en la actualidad alberga la Universidad Menéndez-Pelayo. Otras atracciones incluyen el Palacio Real y las Caballerizas Reales, el Faro de la Cerda y las playas de la Magdalena y de Bikini. Puedes hacer un tour muy original a bordo de un pequeño tren que recorre toda la Península.

Otro paseo marítimo que no debes perderte es el Paseo Pereda, una de las calles más transitadas de Santander, donde llamarán tu atención las peculiares esculturas de unos niños lanzándose al agua. Se trata del Monumento a los Raqueros, homenaje a los niños pobres que a finales del siglo XIX y comienzos del XX se ganaban la vida echándose al mar para recuperar las monedas que los turistas lanzaban al mar. Te recomendamos seguir por los Jardines de Pereda hasta que divises el magnífico edificio de Correos, y desde allí puedes perderte sin rumbo por las calles del centro histórico.

Una vez allí, es hora de frenar un poco el ritmo y degustar lo mejor de la gastronomía cantábrica, cuya fama trasciende fronteras. Los productos del mar son protagonistas, en especial sus sardinas, anchoas y lubinas, aunque las carnes provenientes de sus propias tierras tienen mucha relevancia por igual. No te pierdas las rabas de calamar o la carrillada de ternera ¡sin dejar a un lado los pinchos! Platos como estos los podrás descubrir en sitios como El Restaurante Cañadio, Sixtina, Casa Lita y Casa Ajero, algunos de los más emblemáticos de la ciudad.

Santander es un destino que te sorprenderá y que está esperando a ser descubierto. ¿Cómo? Recuerda comprar tus billetes bus en ALSA tu  gran aliado a la hora de planear tus viajes, bien sea para Santander o para cualquier otro rincón de la geografía nacional.

Si te gusta este post ¡compártelo!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageEmail this to someone