Los 8 mejores destinos para visitar en Francia

Si te gusta este post ¡compártelo!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageEmail this to someone

¿Por qué no aquí? ¿Por qué no ahora? ¿Acaso hay mejor lugar para soñar que París?

Estas preguntas se plantea Rémy, el pequeño gran chef de la película Ratatouille. Y precisamente su pregunta nos sirve de inspiración, puesto que París, y Francia en general, está llena de rincones para soñar. Según la Organización Mundial del Turismo, 84,7 millones de personas visitaron Francia durante el año pasado: es el país del mundo que recibió más turistas. Hoy, en Miradas desde el Bus, os descubrimos los lugares imprescindibles para visitar en Francia, a los que podéis viajar con el 50% de descuento con ALSA.

1. París

Sunset paris

Foto: Wikimedia Commons

Es la Ciudad de las Luces, la capital por excelencia del romanticismo… Su Torre Eiffel nos recibe y se deja ver, según el dicho popular, desde todas las ventanas de la ciudad. Pero París es mucho más: son sus museos, sus calles, sus bares y restaurantes, sus esquinas, sus escaleras, su Montmatre, sus vidrieras, su tradición y su modernidad… Al menos una vez en la vida hay que ir a París y perderse por sus calles, pero siempre dejando algo por visitar para la próxima vez 😉

Pero París no es sólo romanticismo: también es amistad, con una oferta de ocio que podréis disfrutar en grupo con vuestros amigos. Si no os apetece recorrer las calles en las que se rodó Amélie, si buscáis un plan nada empalagoso, tomad nota de nuestras recomendaciones:

  • Cambiad los crepes por hot dogs, guacamole o burritos (aunque ¡deja hueco en el estómago para un brunch!)
  • Descubrid “el otro París”, el subterráneo, recorriendo los 300 kilómetros de sus catacumbas.
  • Disfrutad de un día de compras: además de las famosísismas galerías Lafayette, descubriréis lo mejor de París en los escaparates de las tiendas del Passage des Panoramas, el Passage Jouffroy o Galerie Vivienne.
  • Y para poner el punto y final al día, podéis vivir la noche en las discotecas a la orilla del Sena, en Monseigneur (un cabaret ruso de los años 30) y poner el cierre en La Concrete, un after al más puro estilo berlinés.

2. Niza

san nicolas niza

Foto: Wikimedia Commons

Es la capital de la Costa Azul, una ciudad creativa y cosmopolita donde el sol parece no esconderse nunca. Así que subid a su clásico tranvía, que conecta la ciudad de punta a punta, y recorreréis los edificios más turísticos, como el Palacio de los duques de Saboya, el Palacio Massena o el Palais Lascarais. Su patrimonio artístico es interminable, aunque no debéis dejar de visitar la Catedral Ortodoxa rusa San Nicolás (uno de los monumentos de este tipo más importantes que se encuentran fuera de Rusia) o la Basílica de Notre-Dame. Al margen de los monumentos, en la zona peatonal, Le Cours Saleya, podréis deleitaros la vista con uno de los mejores mercados de flores de Francia.

Aunque si lo que os gusta es tostaros al sol, no dejéis de acercaros a sus playas: Niza nos ofrece 7 kilómetros de playas, 20 públicas y 15 privadas, sin apenas tener que desplazarnos, ya que están en la misma ciudad.

3. Marsella

marsella Vallon des Auffes

Foto: decar66

No es la ciudad sucia, ruidosa y peligrosa que podíamos tener en mente, puesto que la persigue la mala fama. Para romper estos clichés, os damos unos cuantos motivos para visitarla:

  • 2.500 años de historia: la ciudad se fundó en el año 600 a.C., cuando, tras Cartago, era el principal puerto del Mediterráneo.
  • Le Parnier: es uno de los barrios más importantes, repleto de tiendas artesanales como panaderías y bollerías con productos típicos de la zona. Ahí se encuentra La Charité, un edificio que alberga restaurantes y museos como el de Arqueología Mediterránea.
  • La Basílica de Notre-Dame de la Garde: se alza en lo más alto de la ciudad, y además de ser una joya arquitectónica, es el lugar desde el que obtenemos las mejores vistas tanto de la ciudad y sus alrededores.
  • Cinema des Variétés: es una de las salas de producción más curiosas, ya que se ha rehabilitado como cine alternativo esta sala en la que se proyectaba cine x.
  • Le Vallon des Auffres: es un pequeño puerto pesquero en el que, ya veréis, no podréis parar de hacer fotos.
  • El Pastis: es la bebida típica de Marsella, un licor similar al anís que tiene unos 40-45º de alcohol y se bebe diluída con agua y hielo, ¡muy refrescante!
  • Chocolate artesanal: es el producto estrella, lo más demandado… ¿Necesitáis más motivos? 😉

4. Avignon

Palacio papas avignon

Foto: Guilhem Vellut

No: no es el Aviñón de “las señoritas” que pintó Picasso, ya que aunque poca gente lo sabe, el nombre de la obra de Picasso Les demoiselles d’Avinyó se lo dio André Salmon refiriéndose a una calle de Barcelona en la que había prostíbulos. Desmentido este mito, no dejéis de visitar en Avignón el Palacio de los Papas: es el palacio gótico más grande de Europa y esconde tras sus muros incontables secretos e historias que se gestaron en la época del papado de Avignon. Por ello, está entre los 10 monumentos más visitados de Francia y ha sido designado Patrimonio de la Hmanidad por la UNESCO.

5. Lyon

lyon sunset

Foto: Wikimedia Commons

Para los que vayáis con el presupuesto ajustado, os proponemos una lista de lugares que podéis visitar gratis en Lyon: la plaza Bellencour (la más grande, en la que podréis disfrutar una estupenda jornada si coincide que vais en un día soleado), la Basílica Notre-Dame de Fourvière (está en un alto, por lo que se ve casi desde cualquier punto de la ciudad, y desde arriba ¡imaginad qué vistas!), el teatro romano (el más antiguo de Galia), les traboules (unos pasadizos secretos que se utilizaban en la guerra para pasar de un edificio a otro sin tener que salir a la calle) o acercaros a los mercadillos más famosos: el de St. Antoine (alimentación) y Les Puces du canal, que vendría a ser el Rastro madrileño.

6. Burdeos

canelé burdeos

Foto: Vincent Ma

La “ciudad rubia”, llamada así por el tono dorado de sus edificios, no deja indiferente a nadie: su casco histórico ha sido designado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, de manera que sus 150 hectáreas de casco viejo y las 1.810 hectáreas de edificios están considerados entre los más bellos del mundo. Caminando por a las calles peatonales del centro histórico, encontraremos restaurantes y tiendas con encanto que están siempre repletas, y los domingos se puede disfrutar de un mercado gastronómico que recuerda a lo más auténtico de París. Además, es recomendable pasear por el Barrio des Chartrons, algo alejado del centro turístico pero con mucho encanto: ahí se encuentra el museo del vino y decenas de tiendas de antigüedades en las que merece la pena detenerse. Para el paladar, no os podéis ir de Burdeos sin probar el canelé (un bizcochito con forma de flan recubierto de caramelo crujiente) o el Lillet, el aperitivo más típico.

7. Toulouse

toulouse ciudad del espacio

Foto: Wikimedia Commons

Si Burdeos era la “ciudad rubia”, Toulouse es la ciudad rosa: entre las callejuelas del casco viejo encontramos la Basílica San Saturnino y el convento de los Jacobinos, conocido por su célebre palmera del siglo XIII. Al margen de la ruta turística, que se puede completar con una excursión navegando por el Canal du Midi y el de Brienne, podemos sentirnos astronautas por un día organizando una aventura espacial en el parque temático de la Cité de l’Espace y experimentar la sensación de andar en la luna o desafiar a la gravedad. Además de una exposición temática, disfrutaremos de animaciones interactivas como el cohete Ariane 5, la estación Mir, un espectáculo Imax 3D o una sesión inédita de Planetario.

8. Montpellier

montpellier

Foto: Wikimedia Commons

En su casco histórico, conocido por su forma similar a un escudo como el Écusson, sus callejas medievales guardan siglos de historia: en nuestro paseo podremos disfrutar de la Plaza de la Comédie, el museo Fabre, la facultad de medicina con actividad más antigua del mundo occidental, el jardín botánico o el Arco del Triunfo. Pero la mejor manera de disfrutar de la ciudad es ir de compras, tanto en el casco antiguo, donde podrás perderte en el laberinto de calles medievales e ir encontrando desde anticuarios y tiendas de artesanía a grandes firmas de lujo. Los que prefiráis zonas más modernas podéis acercaros al centro comercial de alta tecnología Odysseum, en las afueras, donde se unen ocio y comercio en un ambiente típicamente mediterráneo.

¡Descubre Francia con ALSA!

Aprovecha el descuento de hasta el 50%: compra tu billete con antelación de más de 30 días y descubre todo lo que te puede ofrecer Francia. Además, puedes beneficiarte de los mejores precios en trayectos cerrados: Bilbao-Burdeos por 19€, Bilbao-París por 29€, Madrid-Burdeos por 82€ ida y vuelta, Madrid-París por 99€ ida y vuelta.

ofertas alsa francia
Si te gusta este post ¡compártelo!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageEmail this to someone