Las San Silvestres más famosas

Si te gusta este post ¡compártelo!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageEmail this to someone
San Silvestre Vallecana

Imagen bajo licencia  de ©PromoMadrid, autor Max Alexander

Correr es una actividad que gusta a muchos por igual, pero las motivaciones entre un corredor profesional y un aficionado son muy distintas. Si bien correr es una práctica que forma el carácter e implica una gran disciplina, el corredor profesional busca romper récords y ganarse la vida corriendo, mientras que el aficionado lo hace por puro placer o necesidad, pero ambas son alimentadas por una sólida filosofía. Una carrera en donde participan todo tipo de corredores sin distinción, y que se ha convertido en una de las más populares en España y a nivel mundial, es la Carrera de San Silvestre.

La primera carrera de su tipo en celebrarse fue en Sao Paulo en 1925, idea que se le ocurrió al periodista brasileño Cásper Líbero, después de haberse inspirado en una peculiar carrera nocturna que vio en París el 31 de diciembre de 1924, en la cual los corredores cargaban antorchas antes de despedir el año. La primera edición de esta carrera fue un éxito y es uno de los pocos eventos deportivos que rara vez han sido interrumpidos.

Su popularidad se comenzó a dispersar por el mundo como la pólvora, pero no llegaría a España hasta 1961, cuando se celebró por primera vez el Circuito de Nochevieja de Galdácano, en País Vasco. A Madrid esta iniciativa llegó en 1964, cuando se creó la San Silvestre Vallecana, en aquel momento llamada el Gran Premio de Vallecas, y que se convertiría en la carrera de San Silvestre más popular de las más de 200 que se celebran en toda España, llegando a alcanzar más de 39.000 participantes en la edición de 2011.

Tal es la importancia que tiene la San Silvestre Vallecana, que está considerada la más importante del mundo, superando incluso a la paulista. En sus comienzos, esta competición sólo admitía corredores profesionales y de sexo masculino (la categoría femenina se añadió por primera vez en la edición de 1981), pero en la actualidad se realizan dos competiciones: la San Silvestre Popular, con participación abierta para cualquier persona mayor de 16 años, y la San Silvestre Internacional, donde sólo se admite un máximo de 500 atletas que tengan unas marcas específicas. La primera oleada popular de este año saldrá a las 17:30, en la Avenida de Concha Espina, junto al Santiago Bernabeu.

En otras ciudades destacan por ejemplo la San Silvestre de Barcelona, que este año lleva por nombre la Cursa dels Nassos, y que llegó al número máximo de inscritos que estaba establecido en 11.500 corredores, demostrando que la afición por correr está más que afianzada en la capital catalana. San Sebastián no se queda atrás y en 2013 celebra la edición número 29 de la San Silvestre Donostiarra donde competirán unos 3.500 corredores y corredoras de todos los ámbitos. Otra de las pruebas que gana popularidad cada año es la Vuelta Popular San Silvestre Salmantina, que celebra su edición número 30 y que espera romper récords de participación con más de 5.000 dorsales disponibles. 10 kilómetros a recorrer por las calles de Salamanca, en una cita que será el 29 de diciembre, con la primera oleada saliendo a las 11:30.

Muchas anécdotas han ocurrido durante el transcurso de los años en la San Silvestre Vallecana, eventos curiosos que han contribuido a aumentar su leyenda. Cuesta imaginar que esta gran carrera popular contó con apenas 57 participantes en su primera edición y ni siquiera tuvo el apoyo del Ayuntamiento. Ni hablar de los premios a los corredores en los primeros años, en épocas cuando aún no había patrocinadores, industriales y comerciantes de la zona entregaban desde jamones a electrodomésticos.

En 1967 se pudo traer el primer medallista olímpico, el tunecino Mohamed Gammoudi, que se convirtió en un reclamo de la carrera, a la que no pudo regresar al año siguiente, al no tener permiso del ejército de Túnez al cual pertenecía. Difícil de superar es el despiste que tuvo el corredor olímpico Gary Staines en 1988, al equivocarse de ruta en los últimos metros. Y ¿quién diría que leyendas de la canción como Rocío Dúrcal y Rocío Jurado fueron madrinas en su momento?

Así como se gestan estas historias que pasan a formar leyendas, muchas otras ocurren de forma anónima y de las que sólo podrás enterarte participando, así sea de espectador. Para lograrlo, sólo tienes que entrar a la página web de ALSA y comprar tu billete para disfrutar de San Silvestre de la manera más cómoda y segura.

Si te gusta este post ¡compártelo!
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageEmail this to someone